Foro Latinoamericano de Antropología del Derecho

Pronunciamiento de la comunidad CESMECA sobre el planteamiento y virtual otorgamiento de un Doctorado Honoris Causa al General Salvador Cienfuegos Zepeda por parte de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH)
03 de febrero de 2018

 

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS Y ARTES DE CHIAPAS CENTRO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA

San Cristóbal de las Casas a 1 de febrero 2018

Dr. Rodolfo Calvo Fonseca, Rector de la UNICACH Consejeros/as universitarias
Comunidad Universitaria

Considerando que en la convocatoria fechada el 30 de enero de 2018 para la Sexagésima Sesión Extraordinaria del Honorable Consejo Universitario de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), se propone en el orden del día un sexto punto donde se dice:

“6.- Presentación, y aprobación en su caso, del dictamen de fecha 26 de enero de 2018 emitido por la Comisión de Otorgamiento de Grados y Reconocimientos Honoríficos, para otorgar reconocimientos de Grado de Doctor Honoris Causa a favor del General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional de México.”

Los abajo firmantes, miembros de la comunidad universitaria y ciudadanos con pleno ejercicio de nuestros derechos, MANIFESTAMOS nuestro total desacuerdo en el planteamiento y el virtual otorgamiento de un Doctorado Honoris Causa a la persona referida en dicha orden del día.

Consideramos que un Doctorado Honoris Causa es un reconocimiento a trayectorias excepcionales en las ciencias, las artes y la cultura, así como a los aportes trascendentales en los distintos campos del conocimiento que permiten la comprensión y el desarrollo pleno y pacífico de las sociedades. Que se rige por principios fundamentados en la ética universitaria, reflejados en el respeto a la colegialidad y la libertad de cátedra, representación democrática y la defensa de un amplio consenso sobre los valores sociales que la vida universitaria representa a través de su institucionalidad. Lo cual implica una construcción del bien común de nuestra sociedad y, por tanto, la defensa de la vida y la humanidad.

La propuesta señalada en el orden del día antes referida, posee implicaciones que van más allá de un reconocimiento académico personal -el cual merece, a priori, una rigurosa argumentación, estrictamente académica. Se trata de un funcionario federal que, además de estar al frente de una Secretaría del Gobierno Federal, simboliza a la máxima figura castrense en el país. Por tanto, una distinción académica a la que nos referimos, se extendería a la institución castrense del Estado mexicano. Esto es, una Institución armada que contraviene al espíritu integral y humanístico de nuestra casa de estudios y, que por tanto, no puede abrazar en su seno haciendo uso de la máxima distinción honorífica que se debe a la labor científica, humanística y académica.

Calle Bugambilia No. 30 Fracc. La Buena Esperanza C.P. 29243 San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. México +52 (967) 678 6921; +52 (967) 112 0483-85

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS Y ARTES DE CHIAPAS CENTRO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA

Asimismo, afirmamos que la UNICACH es una Universidad pública con autonomía, comprometida con la libertad de cátedra, pensamiento e investigación, fiel a la larga tradición civil y liberal de las instituciones académicas mexicanas y, en consecuencia, mantiene una clara distancia frente a la vida castrense. Por ello, pasar por encima de esta tradición nacional vulnera la autonomía universitaria y, lo que es de una gravedad excepcional, legitima la actuación del poder militar y su particular posición sobre el territorio nacional y, en particular, sobre Chiapas.

En este sentido, consideramos vital que la comunidad universitaria reconozca el contexto de militarización que atraviesa el país para entender nuestro rechazo al “dictamen de fecha 26 de enero de 2018 emitido por la Comisión de Otorgamiento de Grados y Reconocimientos Honoríficos, para otorgar reconocimientos de Grado de Doctor Honoris Causa a favor del General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional de México”. La institución que se busca reconocer ha sido señalada por su presunta participación, directa o indirecta, en graves casos de violación a los derechos humanos en México (como lo constatan diversos informes emitidos por órganos tales como la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, Artículo 19, entre otras). Citamos dos ejemplo recientes: la presunta participación de las fuerzas armadas en ejecuciones extrajudiciales, como la ocurrida en Tlataya (Estado de México), y la desaparición forzada de personas, como lo representa el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa (Iguala, Guerrero). En el mismo sentido, y apelando a la memoria histórica, no podemos olvidar la responsabilidad del Ejército Mexicano en la masacre de Tlatelolco en 1968 y el ataque a la Vocacional del Instituto Politécnico Nacional en 1971. Eventos que violaron la autonomía universitaria y que arrojaron un saldo de decenas de personas muertas.

Nuestras ponderaciones de orden contextual pasan también por la acuciante preocupación que implica la implementación reciente de la denominada Ley de Seguridad Interior (LSI), que supone un grave riesgo a la autonomía universitaria. El Art. 31 de esta Ley establece que “[E]n materia de Seguridad Interior, las autoridades federales y los órganos autónomos deberán proporcionar la información que les requieran las autoridades que intervengan en los términos de la presente Ley”. El Honoris Causa propuesto, entonces, se enmarcaría en un lógica castrense al avalar la colaboración entre la universidad, la Academia y el Ejército sin dar pauta a un análisis reflexivo de lo que implica tal colaboración en relación con la suspensión de facto de la autonomía universitaria.

Así, en lugar de mandar un mensaje social a la ciudadanía y opinión pública nacional e internacional de respaldo a los proyectos militares, optamos por generar un pensamiento crítico que pase por investigaciones fundamentadas sobre los efectos que la presencia militar causa en los territorios que habitamos y estudiamos. Nuestra función como

Calle Bugambilia No. 30 Fracc. La Buena Esperanza C.P. 29243 San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. México +52 (967) 678 6921; +52 (967) 112 0483-85

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS Y ARTES DE CHIAPAS CENTRO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA

Universidad debe de seguir siendo la de ofrecer elementos para la comprensión científica de la realidad social y humanística y de nuestro entorno.

Nuestra institución requiere profundizar los procesos de actualización de la legislación universitaria, las normas de los procesos y las lógicas de la vida académica para enfrentar las injerencias políticas externas. Debemos trabajar por construir instituciones fuertes, con verdadero sentido de su responsabilidad social y compromiso con la defensa de la vida en todos los ámbitos.En este sentido, solicitamos que en los asuntos a tratar en el Consejo Universitario de nuestra Universidad, se considere un posicionamiento público para exigir un esclarecimiento a las autoridades correspondientes, sobre el asesinato de nuestro colega universitario Adan Enrique Gómez González.

En resumen, nos pronunciamos por la dignidad, el decoro y el respeto por las vidas, la contención a las armas y por la defensa de nuestros principios y valores universitarios. En nombre de la honorabilidad individual, colectiva y de nuestra institución, nos posicionamos por no otorgar el Honoris Causa al General Cienfuegos.

ATENTAMENTE

“Por la cultura de mi raza”

 

Comunidad del CESMECA

Calle Bugambilia No. 30 Fracc. La Buena Esperanza C.P. 29243 San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. México +52 (967) 678 6921; +52 (967) 112 0483-85

FLAD/MÉXICO

*Esta es una reproducción del archivo original en pdf.